Le, le, le, lo, la y lo, la

Tengo una costumbre: al tercer leísmo no aceptado que encuentro en un libro que acabo de comprar, voy y lo devuelvo. No es que no entienda lo que dice el texto; es que denota que la editorial vende como producto en buen estado algo que tiene tara. Un libro (cualquier texto) tiene dos materias primas: las ideas y la lengua; ambas las suministra el autor, pero el editor  tiene la responsabilidad y la obligación de desbastarlas y aplicar los controles de calidad que hagan falta. Entre esos controles están las correcciones; era práctica común hacer tres[1], se pasó a dos, a una… y ahí están: libros a precio de producto en buen estado con agujeros y descosidos por todos lados y sin aviso de tara.

Y cumplido el desahogo y la advertencia, vamos a por ese síntoma de que no se ha cuidado un texto. El leísmo consiste en usar el pronombre le como complemento directo (CD), es decir, el que recibe la acción que expresa el verbo.
 Anacleto es muy bueno. Le contratarán seguro.
– *El chucho no para de ladrar. Si le cojo, le corto las cuerdas vocales… a la dueña.

– *Tu cuñada y sus complementos luigüitón y cristiandiós. No hay quien le aguante.
– *Mis vecinos ponen tecno a todas horas; por eso les odio.

Anacleto, el chucho, la cuñada y los vecinos son el CD de sus frases respectivas, porque reciben la acción de ser vistos (¿ves que acabo de poner el verbo ver en pasiva?  Eso también es una pista para reconocer el complemento directo: le das la vuelta a la oración y hace de sujeto). Y si los tres son CD, ¿por qué he puesto el primero en verde y los otros en rojo? Pues porque se admite el uso del pronombre le como CD cuando se refiere a una persona, en masculino y singular; pero nunca para femenino ni para plural, y tampoco para sustituir complementos directos que no sean personas[2]. Así que lo correcto es:
 El chucho no para de ladrar. Si lo cojo, le corto las cuerdas vocales… a la dueña.
 Tu cuñada y sus complementos luigüitón y cristiandiós. No hay quien la aguante.
– Mis vecinos ponen tecno a todas horas; por eso los odio.

También se admite el leísmo singular y plural referido a masculino en oraciones impersonales con se (parece que se ha arrastrado por afinidad fonética el pronombre y lo ha llevado hasta les). Sin embargo, no se tolera en femenino. Por otra parte, es perfectamente correcto (y común en Hispanoamérica) usar los pronombres lo/los..
A los amigos del novio se les/los espera por la tarde, pero a las amigas de la novia                   no se las espera hasta el día siguiente.

Cada pronombre tiene su función. El leísmo, el loísmo y el laísmo están muy arraigados en el habla de algunas zonas; nada que objetar a los usos de los hablantes. Quizá la lengua evolucione en ese sentido y algunos de esos rasgos, o los tres, se consideren correctos, pero de momento hay que intentar evitarlos en los textos, incluso el leísmo tolerado, porque es muy fácil dejarse llevar y no usar más pronombre que le aunque el antecedente del CD no sea un sustantivo que designe persona masculina y singular.
*Mariloli y el novio venga a hablar del perro de su cuñada. Yo quería avisarle, que para             eso somos parientes, de que tienen que vacunarle y por eso tardará.

Y no sabes si quería avisar a Mariloli o a su novio, ni si vacunaron a la cuñada o al perro.


[1] Era práctica habitual que de esa tarea se encargaran correctores de oficio y experiencia probados, buenos conocedores de la gramática y de la ortografía, así como de los usos y costumbres en la puntuación y la ortotipografía, y con un léxico rico y preciso. Todo eso tiene muy poco que ver con lo que se estudia en una carrera de Filología y no se tiene por el mero hecho de ser aficionado a la lectura.

[2] Los pronombres que actúan como complementos pueden complicar bastante la sintaxis; por ejemplo, con los verbos de percepción (ver, oír, etc.) o psíquica (convencer, asustar, etc.) y con los de influencia (ordenar, permitir, etc.). Mejor lo dejo para otro día.

Anuncios

7 pensamientos en “Le, le, le, lo, la y lo, la

  1. Hola, tienes mucha razón, pero la mayoría de los analfabetos que leemos algo de vez en cuando ni nos enteramos de estas sutilezas gramáticas.

    Me gusta

    • Hola, Uxío: Las editoriales deberían cuidar los textos, mucho más allá de lo que un lector medio pueda apreciar o detectar. Yo no sé si esas piezas que lleva mi frigorífico son las que tocan, pero asumo que el fabricante ha aplicado los controles de calidad necesarios para entregar un producto en buen estado.
      Por otra parte, si te ha interesado esta entrada del blog, ahora tú ya detectarás cuando no han corregido los leísmos, es decir, cuando te ha vendido un libro cuyas materia prima (una de ellas: la lengua; la otra son las ideas o la historia que se cuente) tiene tara; y podrás quejarte, si quieres.

      Gracias por tu comentario.
      Maggy, gracias a ti también.

      Un saludo.

      Me gusta

  2. Pingback: Le, le, le, lo, la y lo, la

  3. El difícil equilibrio entre la lengua hablada y la regla. Hay zonas de España con claro dominio leísta en la lengua hablada. Y quizá sean mayoritarias en cuanto a número de hablantes…

    Le gusta a 1 persona

    • Hola, Luis:
      Pamí que has hablao mu’bien y tol mundo habrá captao lo que quieres decir. Eso te contestarían muchísimas personas, entre ellas, yo :).

      No me molestaría que se decidiera reformar la lengua escrita para acercarla lo más posible a la hablada (habría que decidir de cuál de todas las habladas: ceceo, seseo, yoísmo, etc. tengo algunos amigos gaditanos cuyos mensajes en Facebook, escritos tal cual hablan, te aseguro que no son fáciles de entender). Seamos valientes y empecemos por uno de los rasgos hablados más extendidos: la reducción del sufijo –ado en los participios de la primera conjugación; eso sí que es mayoritario. Pero si no vamos en esa dirección, no veo que haya que darle una consideración especial al leísmo (ni al loísmo ni al laísmo). Cada uno puede hablar como tenga costumbre o como quiera; a la hora de escribir las consideraciones deben ser otras.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

Algo que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s