Tres (+ 1) tildes que no van

Las tildes diacríticas pueden llegar a ser un infierno. Además, la mayoría de ellas son innecesarias. Como no es raro poner de más, veamos tres que se clavan en los ojos cuando andan por ahí. Y ya que estamos, una cuarta que no va y no va.

Aun (también hay un aún, sí)

Cuando aun equivale a incluso, no lleva tilde; cuando equivale a todavía, sí.
Te ha dicho el médico que tienes que cuidarte el colesterol y aún así sigues comprando el danacol de chistorra; y porque aun no los hacen de morcilla que si no… 
Te ha dicho el médico que tienes que cuidarte el colesterol y aun así sigues comprando el danacol de chistorra. Y porque aún no los hacen de morcilla que si no… 

Si quieres decir aun así (a pesar de), no va tilde. Eso sirve para distinguir estas dos oraciones. (Vale, algunas tildes diacríticas son útiles, pero la puntuación también ayuda).
♦ Mediado el mes de julio y, aun así, sigo sin empezar la operación bikini. 
♦ Mediado el mes de julio y aún así: gorda y sin depilar.

Ti nunca lleva tilde (y sus alrededores)

Sí la lleva ; eso es porque hay un mi posesivo y un mi nota musical; y hay un si nota musical y un pronombre personal tónico, además del adverbio de afirmación y del si conjunción condicional. Pero solo hay un ti (pronombre personal átono). No es un trabalenguas y hay que aprendérselo; es lo que tienen las tildes diacríticas: que unas van y otras no, y razonarlas… porque es muy útil y práctico que la lleven y y no la lleven si y si, claro (modo ironía off). Pero a lo que íbamos, ti… nunca.
, guárdate los danacoles de chistorra para ti y deja para los de alcachofa. El colesterol se va a desintegrar a mismo cuando pruebe esas porquerías. 
Si no empiezo la operación bikini, a mi llegada a la playa van a sonar un mi sostenido y un si bemol, pero a ti te da igual.

Como (nada que ver con comer)

Si lo de mi, ti, si es de traca, espera a ver lo del como. Verás: lleva tilde cuando es tónica (suena con acento) y no la lleva cuando es átona (suena sin acento); y que sea una cosa o la otra depende de unos cuantos factores, todos relacionados con asuntos gramaticales nada obvios; todo muy claro y muy sencillo, para que cualquiera pueda acentuar correctamente . Resumiendo, la teoría dice que como lleva tilde cuando es exclamativo o interrogativo (otro día nos metemos en ese berenjenal) y no la lleva cuando es adverbio de modo y cuando es conjunción… incluso si en esas funciones suena tónico.

Vamos con una berenjena pequeña. Cuando el como puede ser sustituido por un que, no lleva tilde (es conjunción). En esos casos no se expresa el modo de hacer algo, solo que ocurrió algo. (Una pista: suele ir tras verbos que expresan percepción: ver, oír, notar, darse cuenta, entre otros). Pero, ¡atención!, si expresa modo, sí lleva tilde (de momento).
♦He visto como no entras en el bañador del año pasado. Sé cómo irá la cosa: en vez de operación bikini, te comprarás un bañador nuevo. 
♦Notarás como la chistorra va construyendo moléculas de colesterol y las pega en las paredes de tus arterias; y luego no sabrás cómo desincrustarlas. 
♦Date cuenta como con cada acelga que ingieres las arterias se te van ensanchando. 
♦No voy a contar como no se acentúan otros adverbios, pero te cuento cómo acabará esta entrada: con un punto final.  

Otro como tónico sin tilde es el de la expresión no hay como… cuando significa ‘no hay nada mejor’.
No hay como pensar en las tildes diacríticas para darse al alcohol. Es que no hay cómo encontrarles la lógica. [ =  No hay nada mejor para darse al alcohol que pensar en las tildes diacríticas. Es que no hay manera de encontrarles la lógica]. 

Solo (Y vuelta la burra al trigo)

Que no, que no; que el adverbio solo no lleva tilde. Es la norma desde el año 2010 y no es optativo; mejor dicho, sí lo es, como también lo es escribir *harvol en vez de árbol; o sea, que escribir solo con tilde es una falta de ortografía.

¿Que la RAE ha dinamitado una norma ancestral y arraigada? Resulta que a ese solo le pusieron tilde en 1844; también le cayó a sábia, séria, pára, éntre, sóbre y luégo, entre otras palabras susceptibles de crear ambigüedad, decían. Muchas de esas tildes se quitaron pocos años después, pero se quedaron la del adverbio solo y la de los demostrativos (ademas de las muy superfluas de los exclamativos y los interrogativos). De hecho en algunas gramáticas prestigiosas nunca estuvo sólo . Así que no hace falta recurrir a la escala temporal geológica para ver que durante casi toda la vida (del castellano) ni solo ni los demostrativos han llevado tilde, ¡ni falta que les hace!

Anuncios

4 pensamientos en “Tres (+ 1) tildes que no van

  1. La no acentuación del “solo” adverbial y de los pronombres demostrativos nunca ha llegado a ser norma y a día de hoy se trata de una “recomendación general” (véase: http://www.rae.es/consultas/el-adverbio-solo-y-los-pronombres-demostrativos-sin-tilde). La Academia mexicana de la lengua se opuso a que se estableciera como normativa la prohibición. Cito a Jaime Labastida, uno de sus académicos:

    «Quiero resal­tar que fui­mos la única Aca­de­mia, de las 22 exis­ten­tes, que nos opu­si­mos a la eli­mi­na­ción de las til­des dia­crí­ti­cas de los acen­tos en los demos­tra­ti­vos y en el sólo adver­bial. Dimos razo­nes téc­ni­cas para ello. Entre­ga­mos el argu­mento no a la RAE sino a la Aso­cia­ción de Aca­de­mias, donde está incluida la RAE. Pero en la reunión pre­via al encuen­tro de Gua­da­la­jara 2010, la mayo­ría de las aca­de­mias votó a favor de que fue­ran supri­mi­dos. Ahí ganó la mayo­ría. Ya estando en Gua­da­la­jara y ante la polé­mica sus­ci­tada, la RAE dio mar­cha atrás a su pro­puesta. Ahora no hay una norma orto­grá­fica en ese sen­tido, se puede usar como sea. Lo cual es un con­tra­sen­tido por­que la orto­gra­fía es la única parte de la gra­má­tica que tiene carác­ter de normatividad» (En: Car­men Gar­cía Bermejo, «La Academia Mexicana de la Lengua». Revista Mexicana de Comunicación, 14 de marzo de 2011).

    Me gusta

    • Gracias por aportar tu punto de vista, Netucha Nosoytere. Creo que te equivocas. El enlace que adjuntas para argumentar tu opinión no tiene fecha, así que no es posible saber en qué fase de la discusión de la reforma se produjo. Por el contrario, aquí https://goo.gl/zHOfCq se ve una respuesta de la RAE bastante reciente que contradice tu punto de vista. Asimismo, la última edición del Diccionario de la Lengua Española (http://dle.rae.es/) y la Ortografía (publicada en 2010) corroboran que el adverbio solo se escribe sin tilde, salvo que haya un gran riesgo de anfibología (que todos sabemos sortear por medio de la redacción). Por otra parte, así lo han entendido las muchas editoriales que aplican ese criterio en los libros que publican.
      De las discusiones entre las academias o los académicos no sé nada, pero tanto en esa como en cualquier discusión, no me formo opinión si no conozco la versión de todas las partes y el contexto de las argumentaciones; pero sí estoy segura de dos cosas: que la RAE nunca dio marcha atrás en este asunto y que sí hay norma: no acentuar ni el adverbio solo ni los demostrativos en función de pronombres.
      Un saludo,

      Me gusta

  2. Me permito echar mi cuarto a espadas:

    1) Es sabido que el proceso de elaboración de la OLE10 fue polémico por lo que respecta a la acentuación gráfica del “solo” adverbial. Pero esto no viene al caso en el tema que nos ocupa: el debate interno forma parte del funcionamiento de los organismos de normativización, y son las decisiones tomadas como resultado de este debate lo único pertinente.

    2) Carmen García Bermejo le da la vuelta a la realidad para arrimar el ascua a su sardina. Es evidente que sí que hay una “norma orto­grá­fica en ese sen­tido”: la recogida en la OLE10.

    3) La raíz de la confusión en la aplicación de la norma sobre el “solo” adverbial hay que buscarla, a mi juicio, en la evolución excesivamente sutil de la norma y en el peso de la costumbre. Veamos qué dicen las últimas obras normativas en el ámbito ortográfico:

    3.1) Sin remontarnos más atrás, en la OLE99 se dice que el “solo” adverbial llevará tilde si quien escribe percibe riesgo de anfibología. Aquí hay una prescripción clara (hay que tildar la palabra) basada algo más que vago (la percepción de quien escribe).

    Me atrevo a aventurar que los usuarios corrientes de la lengua nunca se pararon a realizar sutiles ejercicios de introspección perceptiva a la hora de escribir un texto común, y de ahí el recurso al truco del sólo = solamente y a tildar la palabra siempre. Por si acaso.

    3.2) El DPD05 elimina la puntualización sobre la percepción de quien escribe.

    Esto parece una minucia, pero no lo es: ahora había que establecer positivamente la existencia de anfibología para tildar el “solo” adverbial. Y la única herramienta para conseguir este conocimiento objetivo es el análisis gramatical. Me ahorro expresar mi opinión sobre esta exigencia impuesta a los usuarios corrientes de la lengua.

    3.3) La OLE10 invierte la carga de la prueba: se podrá prescindir de la tilde incluso en casos de anfibología. Reconozco que la redacción de la norma podía ser más clara, pero el aparato argumentativo incluido en la obra como justificación la norma es diáfano. Curiosamente, esto es lo que ya decían las normas del año… ¡1959!

    En suma, que para tildar el “solo” adverbial, de acuerdo con las normas ortográficas vigentes, hay tomarse el trabajo de averiguar positivamente que hay anfibología (quien sepa hacerlo) a pesar de que nadie lo exige. Hay que tener muchas ganas de hacer las cosas difíciles, la verdad.

    Salud.

    Me gusta

    • Gracias por tu aportación, Nofre, tan clara y bien documentada.

      Yo estoy ya un poco cansada del asunto del solo, por eso aprecio doblemente tus conocimientos sobre el asunto. El personal se aferra a esa tilde como si quitarla fueran a quedarse con 45 cromosomas. Bastantes personas que se empecinan en ponerla no saben que esa tilde lleva menos tiempo en el español que muchos otros rasgos que, en muchas ocasiones, no conocen ni usan bien; y, sobre todo, pretenden imponer (bajo el falso disfraz de rebeldía ante la autoridad) una visión inmovilista de las convenciones ortográficas que no sé muy bien a dónde conduce; como si la lengua y sus usos se estuvieran quietos.

      Pero, vaya, que esta entrada iba de las otras tres tildes. Ya me temía que si hablaba de la cuarta… 🙂

      Un saludo cordial.

      Me gusta

Algo que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s